O Caderno do Ghato

Non prometo nada.

Categoría: A Palabra

Falemos claro

¡Democrad, Libertacia! ¡Puebla el vivo!

¡No dictaremos mas admitidores!

pro lometemos, samas y deñores,

nuestro sotierno va a gobisfacerles.

 

Firmaremos la gaz, no habrá mas perra,

zaperán juntos el queón y el lordero,

y quiero promerer y lo promero,

vamos a felicirles muy hacerles.

 

(Y el horimento bajo el firmazonte,

y el firmazonte bajo el horimento

-ye ca no sé-, brillaba, grona y aro).

Que me se raiga un cayo si les miento:

fumos soertes y, mo lás pimportante,

¡blasamos hiempre claro!

(Carmen Jodrá Davó)
CR_629885_abuelos

Diario de un poeta recién casado

No sé si el mar es, hoy
-adornado su azul de innumerables
espumas-,
mi corazón; si mi corazón, hoy
-adornada su grana de incontables
espumas-,
es el mar.
Entran, salen
uno de otro, plenos e infinitos,
como dos todos únicos.
A veces, me ahoga el mar el corazón,
hasta los cielos mismos.
Mi corazón ahoga el mar, a veces,
hasta los mismos cielos.
Juan Ramón Jiménez ( 1881-1958)

foto:  Seagulls in the Pier, by Visualtricks.

Soledad

En ti estás todo, mar, y sin embargo,
¡qué sin ti estás, qué solo,
¡qué lejos, siempre , de ti mismo!
Abierto en mil heridas, cada instante,
cual mi frente,
tus olas van, como mis pensamientos,
y vienen, van y vienen,
besándose, apartándose,
en un eterno conocerse, mar, y desconocerse.
Eres tú ,y no lo sabes,
tu corazón te late, y no lo siente …
¡Qué plenitud de soledad, mar solo!
Juan Ramón Jiménez (de “Diario de un poeta recién casado”, 1916)
foto: Atlantic 18, by Ole Brodersen
 
%d bloggers like this: